Celebrando el equinoccio de la primavera: Fiesta de la Primavera

El equinoccio de primavera, marca el inicio de la primavera, con el Sol en el ecuador y saliendo exactamente por el este y poniéndose por el oeste. Es el fenómeno astronómico donde la noche es igual al día (excepto en los polos) y que, si estuviéramos flotando en el espacio, nos permitiría ver nuestro planeta perfectamente dividido entre luz y oscuridad.

El equinoccio de primavera renacimiento, resurgimiento, balance entre el día y la noche, entre la luz y la obscuridad, es una dualidad, algo que es sin duda parte de su importancia simbólica, que ha trascendido a todas las culturas y tiempos. La arquetípica dualidad que está simbolizada en todas las culturas hace del equinoccio de primavera un momento metafórico, donde se hacen presentes las clásicas dicotomías que más le han importado al ser humano: bien y mal, verdad y mentira… luz y oscuridad.

Este día es además un momento donde, literalmente, podemos festejar el reverdecer de la naturaleza y los nuevos ciclos agrícolas. Es la bondadosa primavera, cuya etimología remite a lo que está en crecimiento, la estación que comienza en este momento de armonía.

La fiesta de la primavera no es sólo una celebración, sino significa la bienvenida a la estación y una renovación interior de cada uno… es una oportunidad estupenda para reconsiderar el amor, no solo hacia nosotros mismos, sino también hacia todo aquello que nos rodea como seres humanos, dando amor al mundo.

Conoce más Celebraciones

Start typing and press Enter to search