Celebrando el solsticio de invierno: Espiral de Adviento

El solsticio de invierno es el día más corto y la noche más larga del año, cuando el sol se posiciona en el punto más bajo. El término solsticio viene del latín sol sistere que significa “sol quieto”, este día el sol parece detenerse en su camino para retomar uno nuevo.

El solsticio de invierno, ha sido un momento muy importante en la historia de diferentes culturas, Tenemos batallas entre oscuridad y luz, nacimientos y renacimientos de dioses.

En nuestra escuela celebramos este fenómeno natural con una espiral de adviento, una espiral hecha con hojas y ramas de algunos arboles, piñas del bosque y algún otro elemento decorativo, el espiral de adviento tiene elementos muy simbólicos, el fuego y el laberinto espiral.
Los niños caminan dentro de este para encontrar su luz al centro de la espiral, después en silencio hacen el camino de regreso cargando su vela y acomodándola donde ellos crean que es su lugar adecuado.

¿Qué mejor manera de representar el Sol que con fuego? El fuego es intenso como son los sentimientos que nos despierta. Durante el solsticio, lo encendemos en un acto de fe: reina la oscuridad pero confiamos en que el sol volverá y con él renaceremos y empezaremos a andar hacia la primavera, estación fecunda; el laberinto espiral, es el camino que hacemos hacia dentro en retrospectiva de nosotros mismos.

El solsticio de invierno es un momento de renovación, de cambio y transformación, es el momento perfecto para que puedas hacer un pequeño giro en tu camino y andarlo de forma más consciente, parando un momento. Celebramos no solo la llegada de la luz, sino también abrazamos la oscuridad, aceptamos nuestras sombras como parte de la vida.

Conoce más Celebraciones

Posada

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Maecenas tortor diam, dignissim sed urna nec, finibus euismod ante. Vivamus elementum, mauris nec imperdiet blandit, lacus quam dictum [...]

Start typing and press Enter to search