El primer septenio es muy importante en la vida de los seres humanos, éste período se vive dentro del Jardín de Infancia.

En nuestra escuela, contamos con un hermoso Jardín de Infancia en el que respetamos el desarrollo del niño pequeño y acompañamos los primeros pasos de su anda por el camino de la vida. Aquí se construyen los cimientos fuertes para el desarrollo del ser humano de una forma integral y equilibrada.

new-galeria-oyamel-2

Nuestro salón

El Jardín de Infancia está concebido como un segundo hogar en el que se brinda un espacio dónde se crea un ambiente cuidado, acogedor, cálido, armonioso y lleno de amor, en el cual el niño va adquiriendo y desarrollando sus capacidades físicas, cognitivas y emocionales.

Nuestro grupo,
nuestra segunda familia.

En el Jardín de Infancia, tenemos un grupo mixto de niños de 2 a los 6 años. Los grupos de edades mixtas favorecen un entorno familiar en el que los niños mayores miran a los pequeños y pueden cuidar de ellos y los niños pequeños anhelan hacer lo que hacen los mayores.

new-galeria-jardin-oyamel-7

“Lo que hacemos para el niño, no solo lo hacemos para
el momento, sino para toda la vida”

Rudolf Steiner

Juego creativo e imaginativo

Los niños pequeños se entregan por completo a su ambiente físico; absorben el mundo principalmente a través de sus sentidos y responden ante el adulto a través de su vehículo principal de aprendizaje: la imitación.
La imitación es el poder de identificarnos a nosotros mismos con el ambiente más inmediato a través de la actividad de la propia voluntad.

Ritmo

En el Jardín de Infancia se establece un ritmo, una rutina y la repetición que marca los días, las semanas y el año.
El ritmo, la rutina y la repetición proporciona al niño orden, confianza, seguridad, un sentido de bienestar y unión y conexión con los ciclos de la vida y de la naturaleza. Además de ayudarles a orientarse en el espacio y en el tiempo, dando lugar así a un sentimiento de seguridad que perdurará el resto de su vida.

El aprendizaje haciendo

Los niños pequeños se entregan por completo a su ambiente físico; absorben el mundo principalmente a través de sus sentidos y responden ante el adulto a través de su vehículo principal de aprendizaje: la imitación.
La imitación es el poder de identificarnos a nosotros mismos con el ambiente más inmediato a través de la actividad de la propia voluntad.

Los cuentos, canciones y juegos de dedos.

Los cuentos de hadas, cuentos populares y poesía son compartidos por los maestros en la que los niños forman imágenes internas. Estas fungen como base para la comprensión de lectura y las habilidades de pensamiento crítico de la primaria en adelante. Las canciones y los juegos de dedos marcan diferentes momentos del día y se realizan antes o durante una actividad.

¿Estás buscando una escuela consciente?

Ponte en contacto con nosotros y ven a conocer El Oyamel

Start typing and press Enter to search